PLAN DE CALIDAD.


Opiniones de Diego Llanes.
Reunión de CC.OO, lunes 18 Diciembre 2006.

PLAN DE CALIDAD.

He de aplaudir que se ponga en marcha un Plan que dé sentido a la creación de los nuevos vicerrectorados, demostrando así que no ha sido una mera componenda electoral, como hasta ahora me parecía.

El documento marco, en mi opinión, esta deficientemente organizado, no hay una secuencia temporal de objetivos, los programas se solapan, no hay organización por importancia, hay repeticiones y tampoco aparece un presupuesto económico que pueda hacerlo creíble y factible. Su lectura se hace complicada y por tanto su comprensión difícil.

Las primeras seis páginas del documento son perfectamente suprimibles o podrían formar un documento distinto, dedicado, especialmente, a aquellos interesados en las bases teóricas y legales de la tan en boga “calidad” de la actividad universitaria.

La referencias a los Estatutos, no es ni mucho menos exhaustiva, ¿donde queda, la puesta en marcha del Título V? Falta un aspecto básico que lastra, a todo el documento, el artículo 158 punto i) dice “El establecer los criterios de participación del personal en la determinación de las condiciones de trabajo.” Sin desarrollar este punto todo queda en manos de la buena voluntad del rectorado de turno. Sin estos criterios no sabemos como se desarrollará y consensuará el Plan ¿Con los directores de departamento? ¿En el Claustro? ¿Con los decanos y directores? ¿Con quién? Por cierto en ningún lugar del documento aparecen ni tan siquiera nombrados, los sindicatos, ¿estamos, de nuevo, ante la tradicional y hereditaria alergia de los sucesivos gobiernos de la UCO a los mismos?

SOBRE OBJETIVOS.

Echo en falta en todo el apartado el ¿Cómo se llevarán a cabo las propuestas?

Se propone, fomentar, lograr la confianza, universalizar, dar respuesta, sensibilizar,… No debemos olvidar que aún siendo un borrador se trata un documento marco que sale del gobierno universitario y no un documento al que dé forma y contenido “la comunidad universitaria”.

Cuando se hace más concreto el documento es para decir, “de acuerdo con la normativa y directrices marcadas por sus agencias ó programas”, evidentemente no podría ser de otra forma.

Dos ejemplos:

  • ¿Cómo se pretende alcanzar para la UCO una elevada posición en el ranking nacional de universidades? Desconocía que existiera tal ranking oficial; y si se refiere a los oficiosos (como los del diario El Mundo), para subir en ellos, primero deberíamos saber que están midiendo.
  • Antes de decir que se va a “Proporcionar al profesorado de a UCO los medios, actividades de formación e incentivos necesarios…” se debería haber negociado en el presupuesto una partida, ¿se ha hecho?

PROGRAMA DE ACCIONES.

SOBRE EVALUACIÓN INSTITUCIONALY PLANES DE MEJORA.

Para empezar se dice que nos someteremos a las evaluaciones periódicas, de acuerdo con las directrices del gobierno. No puede ser de otra forma ¿o si?

A continuación se presenta un resumen de un proceso evaluador y los criterios de calidad de los procedimientos serán los establecidos por la EQA (de la reunión de Ministros de Bergen) por epatar, entre tanta falta de criterios específicos que no quede.

Además lo más sorprendente, quizás lo leí mal, es que la misma UCO, por sus propios medios, eliminaría docencia “quedando las adecuadas al potencial docente de la UCO”. Creía que el cierre de titulaciones sería competencia de la CICE, pero debemos felicitarnos ya que estamos dispuestos a realizar su trabajo. Me gustaría conocer ¿cómo se va a llevar a cabo el proceso? Por supuesto, no hay pistas.

EVALUACIÓN DE LA ACTIVIDAD DOCENTE.

La falta de medidas concretas es alarmante.

¿Cómo se va a disponer de indicadores para establecer una remuneración diferencial del profesorado? ¿Tendrá algo que ver con la diferente carga docente?

Aunque parezca mentira, se pretende concienciar al profesorado de la importancia de la docencia. ¿Que hace la mayoría del profesorado día tras día? ¿De que universidad y de que profesorado está hablando el vicerrector?

FORMACION DEL PROFESORADO.

Para empezar me gustaría saber ¿Cuál es la carrera docente del profesorado de la UCO? La desconozco, quizás sea mi culpa. Sin definir, todo el programa queda confuso.

Los planes de formación son ¿tan sólo para los de nueva incorporación? ¿También para los funcionarios?

Además de cursos de actitud (novedad evidente por concretar) podría completarse con un certificado de aptitud pedagógica universitaria. Aunque: ¿Sería para todos? ¿Sólo aconsejable? ¿Obligatorio?

Como todo no puede ser negativo aquí encuentro cosas positivas:

  • Cursos de lenguas extranjeras, ingles preferentemente.
  • Difusión de experiencias.

MEJORA DE LA INNOVACIÓN DOCENTE.

Aquí aparecen alguna novedad: Los grupos docentes.

El problema a resolver es: ¿Qué hacemos con los departamentos y, sobre todo, con sus cargos?

Financiación a estos grupos docentes. Entonces: ¿se dejará de financiar a los departamentos? y ¿en que quedan las atribuciones y las retribuciones del director y el secretario de departamento?

Más cosas positivas:

  • Potenciación de los proyectos de mejora docente.
  • Creación de los servicios de apoyo a la docencia para algunos profesores.

Una increíble. Financiación por contratos programas de la docencia y, sobre todo, a las de rendimiento deficiente. A que rendimiento se refiere: ¿al de los alumnos? ¿al de los profesores? Parece imposible de combinar con la estructura departamental.

Mas cosas positivas:

  • Potenciar las comisiones de docencia.
  • El asesor académico, un nuevo cargo; un sector de la comunidad universitaria, ávida de cargos, lo recibirá con ilusión y encantada.

Otra increíble:

Base de datos docentes. Por fin podría saber el número de alumnos matriculados, presentados, suspensos,…. especialmente de la asignatura que doy.

Todo un descubrimiento para la “calidad”. Para terminar una buena campaña publicitaría que, desarrollada por FUNDECOR o CEUCOSA, podrá remediar posibles errores y justificar gastos.

Epílogo.

En resumen, mucha letra (11 páginas), escasa organización y al final, me quedo con las ganas de saber que es lo que realmente está dispuesto a acometer, el nuevo rectorado, respecto a la docencia.

Creo que el vicerrectorado tiene mucho trabajo por delante para mejorar el documento, trabajo que no puede, ni debe ser desarrollado por otras instancias.

Será necesario saber cuales son los fondos disponibles, los criterios de participación, el calendario temporal, y las acciones concretas. Tal como está, creo que sería inútil participar en su mejora. Quizás cuando se aclaren las reglas del juego y se concreten sus objetivos pueda tomarme en serio este Plan y colaborar en su desarrollo, en tanto quedo a la espera.

En cualquier caso este vicerrectorado ha presentado un documento, y por ello enhorabuena y que cunda el ejemplo.

A %d blogueros les gusta esto: