La Excelencia Universitaria: El profesorado emérito y honorífico en la Universidad Andaluza.


Diego Llanes Ruiz
17 abril 2008

Publicar opiniones críticas sobre las relaciones laborales concretas en las universidades andaluzas no es fácil. He decidido hacerlo ya que puede ser interesante conocer una opinión diferente a la usual, máxime cuando la institución se enfrenta a un cambio, como “el proceso de Bolonia”, en un ambiente de oscurantismo, corporativismo y falta de crítica, como no se conocía desde hace décadas. Los mensajes que llegan al gran público, desde las autoridades políticas y académicas, están llenos de palabras que, en la mayoría de los ambientes universitarios andaluces, hace tiempo perdieron su significado real. Términos como “excelencia universitaria”, “transferencia de conocimientos”, “carrera docente universitaria”,… carecen de contenido real en la Universidad Andaluza, como creemos poder demostrar analizando dos figuras de su profesorado: los eméritos y los honoríficos.

El profesor emérito es una más de las muchas figuras que la Universidad Española ha copiado, sin un previo análisis y readaptación a nuestras necesidades y entorno, del modelo universitario anglosajón, implantado por la LRU. El título de Profesor Emérito en las universidades americanas se otorga a aquellos profesores que han realizado una contribución real y contrastada en su campo de conocimiento muy por encima de lo usual.

Creo que la mayoría de los profesores eméritos existentes en las universidades andaluzas no tienen nada que ver con la figura que las universidades anglosajonas tienen en sus aulas; lo mismo que nada tiene que ver el modelo de gestión y el número de premios Nobel que enseñan en unas y otras universidades. Aunque la figura permite, en ambos modelos, continuar recibiendo el sueldo completo y pertenecer a su claustro de profesores.

Las diferencias, entre el modelo original, el anglosajón, y la copia, el nuestro, llegan al esperpento cuando las universidades de Córdoba, Huelva y Almería han previsto poder incorporar como eméritos a profesores/as que llevarían acogidos hasta 10 años a una jubilación voluntariamente anticipada (1). ¿Podrán los departamentos y agencias de “excelencia y calidad” de las universidades andaluzas determinar la relevancia de los servicios prestados por un jubilado?

Como figura complementaria al Profesor Emérito, se crea la figura del Profesor Honorífico que, a diferencia de aquella, carece de reconocimiento en la legislación general universitaria.

Las actividades encomendadas a este profesorado van, desde dar “conferencias y cursos destinados a complementar las enseñanzas universitarias”, hasta “la impartición de clases”. Sobre el papel, está previsto “para actividades ocasionales” y reservado para “personas de relevante prestigio profesional”, está “excluida del ámbito laboral”; pero, sin embargo, tiene “derecho a indemnizaciones económicas por razón de servicio realizado a cargo del departamento o servicio que lo propuso”. Los entrecomillados proceden del Acuerdo del Consejo de Gobierno de la Universidad de Córdoba, de 1999, refrendado con algún cambio en 2007. Curiosamente, esta figura, no fue recogida en sus estatutos de 2003.

La condición de Profesor Honorífico sirve indistintamente, para mantener en la universidad a profesores/as jubilados/as y permitir que diferentes profesionales puedan recibir “indemnización” por la impartición de cursos varios.

El profesorado que se ha acogido voluntariamente a una prejubilación a partir de los 60 años (incentivada con la recepción del sueldo completo, incluyendo todos los capítulos, trienios, tramos, dedicación,… excepto las gratificaciones por cargo, hasta cumplir los 70 años) puede además, como un incentivo añadido, optar al nombramiento de Profesor Honorífico, lo que le permitirá seguir utilizando los servicios universitarios, despachos, teléfono, ordenadores a cambio de algo lo suficientemente etéreo que permitiría decir: a cambio de nada y, si hay lugar, recibir la correspondiente “indemnización” por la impartición de cursos.

En esta situación de confusión, algunos grupos de profesores eméritos andaluces, reclaman la ampliación “ad aeternum” de esta figura. Sus reivindicaciones, vista la situación de los profesores prejubilados-honoríficos y prejubilados-eméritos, son probablemente más atinadas. ¿Se extenderá, de conseguirse, a los prejubilados-eméritos esta ampliación “ad aeternum”?

En tanto que esto sucede, la Universidad Andaluza, que sepamos, carece de un plan para la contratación de nuevos profesores que vengan a sustituir a los que actualmente estamos en activo. Como consecuencia de ello se han producido, cuanto menos, dos efectos indeseados. En primer lugar, nos encontramos con un envejecimiento de la plantilla. Para soslayarlo se han creado Planes de Jubilación Anticipada, tan ventajosos, como improvisados, que probablemente no podrán ser mantenidos por mucho tiempo, lo que producirá en un futuro próximo un agravio comparativo entre profesores/as. Y en segundo lugar, que las actividades de revisión, tutoría y repetición de clases prácticas estén siendo realizadas por profesores/as con el máximo nivel de salario, lo que significa un despilfarro de fondos importante. En esta situación, creemos que continuar primando con fondos y espacios la permanencia del profesorado jubilado y prejubilado, cuando se ha desatendido completamente la formación y contratación de profesorado joven, es una irresponsabilidad, y creemos que demostraría hasta que punto la expresión de moda “excelencia universitaria” es mera retórica.

No estoy en contra de que continúen en la universidad el profesorado con aportaciones muy por encima de lo normal, y así puedan seguir colaborando con la institución tras la jubilación a los setenta años. Tan solo unos pocos profesores/as cumplirían requisitos como el haber sido galardonados con premios de reconocido prestigio a nivel nacional e internacional. Me parece muy acertado que los profesores jubilados disfruten de los beneficios de los planes de Acción Social de cada universidad; pero en ningún caso que desarrollen actividades académicas que están reservadas al profesorado en activo.

Es necesario que los responsables políticos descubran también esta universidad andaluza real, más allá de sus usuales palabras para reclamar o alabar su excelencia y su calidad y, al mismo tiempo, pretender que cada alumno/a y profesor/a se convierta en un empresario/a. Creo que tomar medidas para remediar la situación pasa por establecer un mecanismo que haga rendir cuentas a los gestores universitarios. Actualizar al siglo XXI las relaciones laborales universitarias, ancladas en el funcionariado de principios de siglo XX, con sus privilegios, los del profesorado y también, ¿cómo no?, los del PAS (Personal de Administración y Servicios), no es posible desde dentro de las propias universidades; los responsables políticos deberán acometer esta tarea.

Los grupos políticos parecen no estar interesados en descubrir esta universidad andaluza real; quizás la crisis económica actual les obligue a observarla más de cerca. Nuestros responsables políticos se encuentran cómodos en la situación actual y no quieren problemas con una institución de la que procede un elevado porcentaje de nuestros parlamentarios y cargos políticos. Sólo así puede entenderse que avalen, potencien y consientan acuerdos como los descritos sobre el profesorado emérito y honorífico y, además, firmen convenios laborales como el del PAS de las universidades andaluzas, difícilmente entendible, desde la perspectiva de la “excelencia universitaria”, en sus apartados de jornada laboral y permisos.

Creo que el modelo actual de gestión universitaria complica y retrasa la rentabilidad social que deberían producir las universidades públicas. En cualquier caso, nos queda el consuelo de que las universidades privadas están todavía lejos de poder competir, ya que nunca podrán igualarnos en lo que respecta a las relaciones laborales y que, por otra parte, sus accionistas tampoco parecen dispuestos a invertir lo suficiente en investigación y docencia.
Considero imprescindible que se abra un debate social que lleve a reformar el modelo de gestión universitaria, y que clarifique las relaciones laborales del profesorado de las universidades andaluzas, y que tenga como principal consecuencia la creación de un programa de contratación de profesores jóvenes.

Con ello, creo, estaríamos apostando por un futuro que permita a las universidades andaluzas alcanzar el reconocimiento nacional e internacional que tristemente, pese al esfuerzo y dedicación de muchos de nosotros, no parece estar cerca de conseguirse.

——————————
1. Granada y Sevilla lo impiden en sus planes de prejubilación.

==========================

Información Complementaria:
Medidas Incentivadoras para la Jubilación Voluntaria del Profesorado… de la UCO.
Aprobadas por Junta de Gobierno el 26 de febrero de 2002. Modificaciones aprobadas por el Consejo de Gobierno, en sesiones del 2 de julio de 2004, 1 de julio de 2005 y 24 de marzo de 2006.(11 abril 2008).
Reglamento por el que se establece la condición de Profesor Honorífico.
(Aprobado por J.G. 5/3/99 y reformado por C.G. 30/10/07))
( NUEVO ) Reglamento por el que se establece la condición de Profesor Honorífico.
(Aprobado por J.G. 25/04/08)
( NUEVO , 9 mayo 08) Medidas Incentivadoras para la Jubilación Voluntaria del Profesorado… de la UCO.
Aprobadas por Junta de Gobierno el 26 de febrero de 2002. Modificaciones aprobadas por el Consejo de Gobierno, en sesiones del 2 de julio de 2004, 1 de julio de 2005 y 24 de marzo de 2006. Retocadas subrepticia y recientemente (supresión del Art. Quinto) para ajustarlas a la legislación vigente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: