¿Pertenece el Campus de Rabanales a la ciudad?


Ramón Maícas Catalán
Doctor en Biología
3 septiembre 2008

Soy usuario habitual del transporte por tren al Campus Universitario de Rabanales. Cuando el día 2 de septiembre me disponía a tomar el tren para ir al Campus, mis intenciones fueron frustradas porque el tren no podía prestar el servicio por alguna razón. Todos los usuarios tuvimos que subirnos a un tren de la línea regular Sevilla-Jaén para poder ir a nuestro trabajo. Este hecho me incitó definitivamente a redactar este documento que ya se estaba gestando en mi cabeza y que no es otra cosa que una interpretación de lo que viene ocurriendo con el transporte al Campus de Rabanales. Dicho transporte se basa en los convenios que Universidad y Renfe firman con el fin de que esta última preste ese servicio. En esos convenios ambas instituciones acuerdan la frecuencia de trenes, los precios de los billetes o abonos, etc., o sea, se establece la regulación de un transporte exclusivo para los universitarios sin que el resto de la ciudad se beneficie de la existencia del mismo.

Entre los usuarios de dicho transporte existe malestar por diversas causas:

1. El precio elevado de los billetes y abonos que, además, al no poder combinarse con el resto del sistema de transporte de la ciudad intensifica su carácter de exclusivo. En el caso de los abonos semestrales, uno de ellos no experimenta la reducción proporcional del precio por la eliminación del transporte durante el mes de Agosto. Desde el punto de vista de los usuarios, sería más apropiado económicamente un abono único y combinable con los transportes de la ciudad.

2. La reducción o eliminación del transporte en determinados momentos (Julio, Agosto y Septiembre). La reducción del transporte implica no solo la disminución de frecuencia de trenes sino también la cantidad de coches que forman los convoyes (tres o cuatro) de manera que, muy frecuentemente, vamos hacinados. En este caso Renfe no cumple su obligación de proporcionar un asiento a cada viajero a lo cual tiene derecho por su billete.

3. El estado de los trenes que, debido a su edad, sufren frecuentes averías.

Estos problemas mencionados están estrechamente vinculados al hecho de que el transporte al Campus de Rabanales es un transporte que no está conectado al sistema de movilidad de la ciudad ya que se trata de un transporte exclusivo para el Campus, en contraste con la mayoría de campus universitarios existentes donde el acceso a los mismos está garantizado por el sistema público de transporte de la ciudad que funciona durante todo el año, ya que dicho sistema debe garantizar la movilidad de los ciudadanos entre las diferentes partes de la ciudad. Los efectos tanto económicos como de otra índole que está sufriendo la Universidad de Córdoba y los universitarios con el sistema actual de transporte al Campus es consecuencia de que el mismo, como infraestructura usada diariamente por muchos ciudadanos, no fuese contemplada como parte de la ciudad en el momento en el que se decidió su ubicación en Rabanales.

Así pues, es opinión del que suscribe que el acceso por tren al campus de Rabanales debería de experimentar una transformación en el sentido de pasar de ser un transporte exclusivo del campus y convertirse en un “transporte común de servicio público”, es decir, formar parte de la trama de movilidad de la ciudad. Naturalmente, la viabilidad de la propuesta hay que verla con la perspectiva de integrar Rabanales en el conjunto urbano y con voluntad de mejorar lo que hay que, desde luego, es muy mejorable. Hay que considerar, además, que todo el entorno del Campus se está transformando urbanísticamente y los usuarios potenciales de ese “transporte de ciudad” pueden aumentar considerablemente. A este respecto, aprovecho la ocasión para que se considere la posibilidad de que, si se construye el tranvía, dicho proyecto pudiera servir para realizar la integración del Campus universitario en el conjunto de la ciudad. Es hora de enmendar lo que no se hizo bien en su momento.

Quiero llamar la atención sobre dos aspectos concomitantes con las reflexiones anteriores:

1) Que no solo seríamos los universitarios los beneficiarios por la transformación del sistema de transporte actual, sino el resto de la ciudad, ya que mejoraría toda la conectividad de la misma a través de un sistema público de transporte.

2) Probablemente, ese tipo de conectividad representaría un beneficio ambiental en términos de calidad atmosférica ya que supondría un incentivo para no usar el coche particular con el fin de venir al Campus.

Común a los dos aspectos sería la realización del carril-bici al Campus, proyecto que como el sistema de transporte por tren ha sido objeto de una desidia por las instituciones correspondientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: