La Cafetería del Rectorado y el Carril-Bici a Rabanales.


Gerardo Pedrós Pérez
Diego Llanes Ruiz
16 octubre 2008

 

Empecemos diciendo: primero, que las comparaciones, a veces, resultan odiosas, aunque puedan ser buenas para descubrir las causas de problemas; segundo, que existen abundantes ejemplos de problemas cuya solución se hace “compleja o imposible”, porqué los mayores beneficiarios son un colectivo humano que cuenta con poco poder político. 

Este preámbulo nos sirve para referirnos al carril-bici que debería conectar la ciudad de Córdoba con el Campus de Rabanales y a la cafetería que el pasado septiembre se ha inaugurado en el Nuevo Rectorado. Son obras muy distintas, pero ambas tienen como supuestos beneficiarios a parte de la comunidad universitaria. En el caso de la cafetería, a los propios gestores universitarios y al grupo de trabajadores que comparten con ellos esa actividad; en el del carril-bici, aun conjunto de difícil adscripción, formado por jóvenes y no tan jóvenes profesores, alumnos y trabajadores interesados en la sostenibilidad de los medios de transporte y /o en el deporte. 

La historia que subyace a esta situación es un claro indicio de las prioridades y motivación que han tenido los gestores universitarios y otros, especialmente las autoridades locales, por acometer ambas obras. La reconversión del edificio a cafetería ha costado “solamente” 500.000 € en una zona que está saturada de servicios de restauración. La construcción, sin prisa pero sin pausa, tras la inauguración del rectorado ha durado escasamente un año y la licencia de apertura al público por parte del Ayuntamiento ha sido inmediata. El carril-bici, sin embargo, soporta retrasos y eternas discusiones, debido, se dice, a “la complejidad” del proyecto. En otras ciudades, en tanto, se acometen decenas de kilómetros de carril-bici superándose la aparente “complejidad” que tiene este de Córdoba. 

En 1986, según cuenta Eduardo de la Torre, los institutos allí ubicados pedían la construcción de una vía ciclista. Y en el año 1996 uno de los autores de este artículo tuvo una entrevista telefónica con el arquitecto Gerardo Olivares en la que hablamos de la necesidad de un carril-bici a Rabanales. La “complejidad de la obra” hace que, desde que la Universidad de Córdoba comenzó su mudanza al Campus de Rabanales de una forma significativa en el año 1998, hasta hoy haya sido imposible acometer ni un solo metro. 

Al igual que se puso en marcha el tren desde el inicio para que hubiera un acceso rápido y cómodo a un lugar que por entonces nos parecía alejadísimo de la ciudad, ya en ese momento, unos gestores universitarios y locales comprometidos con la sostenibilidad del transporte público debían de haber planificado y puesto en marcha este carril-bici. 

Doce años y aún no se ha puesto la primera piedra siquiera de esta infraestructura ciclista, sin embargo ya tenemos inaugurada, desde el pasado 4 de septiembre, una magnifica cafetería en los terrenos anexos de la “Antigua Facultad de Veterinaria”. Las distintas administraciones implicadas en el proyecto del “carril-bici”, universitaria, local y autonómica, pueden ahora convocar una reunión para relanzar el “complejo” proyecto del carril-bici y terminar su reunión tomando una copa en la nueva cafetería, recién inaugurada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: