Hechos, impertinencias y catastrofismo.


 Respuesta a los comentarios del Prof. Juan José Ruiz. Vicerrector de Calidad. Universidad de Córdoba.

Prof. Diego Llanes Ruiz
8 de septiembre de 2009

Leí con interés tu respuesta a mi último escrito. La confrontación de opiniones es siempre saludable. Te felicito por ser el primer miembro del Equipo Rectoral que en estos tres años ha enviado un comentario a la página de la Junta de PDI y de paso felicito a la Junta de PDI por mantener abierto el único foro independiente de debate de nuestra universidad.

1º Sobre los hechos.

Lo principal que debo decir de tus comentarios es que no tienen en cuenta los hechos en que está basado mi escrito. Hechos que no han sido desmentidos, ni por tí, ni por otros, por tanto mantengo todas las conclusiones a que me llevaron.

2º Sobre la interpretación parcial y torticera de los hechos.

No creo que la lectura comparada, de un escrito del 2006 que analizaba un borrador del Plan de Calidad (que no pones a disposición del lector) frente a al documento, definitivo, aprobado por el Consejo de Gobierno, que si pones a disposición del lector, pueda arrojar luz alguna sobre las justezas de mis valoraciones al borrador. Entre ambos documentos hay evidentes cambios, el Plan aprobado tiene dos páginas menos que el borrador, 9 frente a 11.

Como prueba me referiré aquí a dos aspectos que criticaba y que no están en el documento definitivo. En el primero se proponía un novedoso Curso de Actitud Pedagógica, sustituido después por otro más prosaico Curso de Aptitud Pedagógica. En el borrador aparecía como objetivo: Alcanzar una elevada posición en el ranking nacional de universidades, que desapareció en el documento aprobado. No obstante la UCO ha alcanzado el número uno de la universidades públicas en un ranking. Deberías estar personalmente orgulloso de este éxito, aunque no estuviera finalmente recogido como un objetivo del Plan. La posición preeminente de la UCO entre las universidades públicas españolas es motivo de orgullo general y está siendo usada, lógicamente, como publicidad gratuita a nuestro favor. No entiendo, por tanto, que no resaltes que es también una consecuencia de las muchas acciones positivas del Plan de Calidad. ¿O quizás ranking y calidad van por caminos distintos? Tampoco dices que algunos de los objetivos propuestos en el borrador del Plan de Calidad fueron valorados positivamente en mi escrito.

3º Bolonia y el fracaso de los planes de estudio.

Decir que los planes de estudio PRE-Bolonia están siendo un fracaso que sufren los actuales estudiantes, como afirmabas en el Diario Córdoba del 26-11-2008, era, entonces, una opinión seria y fundada que te pareció adecuado hacer pública. Opinar, como hago en mi escrito, que los nuevos planes que trae “Bolonia”, serán un fracaso todavía mayor, te parece una opinión sin fundamento. El “reparto de poder académico” que apuntabas como causa del fracaso de los planes PRE-Bolonia deben haber desaparecido gracias a “Bolonia”, sin embargo los datos, alguno describo en mi escrito, no parecen confirmarlo. No soy el único que encuentra a “Bolonia” un error;  centenares de universitarios lo han afirmado en artículos, manifiestos y manifestaciones. Incluso se pide una moratoria en su aplicación, ya que ni tan siquiera cumplirá el objetivo que se propone; unificar las enseñanzas con Europa. No es cierto, como afirmas, que un objetivo de “Bolonia” sea el cambio radical del modelo de enseñanza-aprendizaje, este es un invento que los “neo-pedagogos-liberales”, entre los que parece te encuentras, han introducido para conseguir un mayor poder académico y facilitar la entrada del mercado, especialmente representado por las instituciones financieras, en la universidad pública.

4º Impertinencias y actitud de la inmensa mayoría de universitarios.

Cualquier profesor de la Universidad de Córdoba sabe que hacer crítica a la gestión del Equipo Rectoral en sus diversas facetas, o presentar una candidatura distinta a la oficial, implica su descalificación por tener oscuras ambiciones o estar movido por el rencor y el resentimiento. Estos comentarios, que me permito definir como impertinencias, favorecen la actitud pasiva de la “inmensa mayoría” del profesorado, por no hablar de estudiantes y otro personal. En nuestra universidad, cada día más, se evita expresar en público opiniones sobre la gestión universitaria como no sea para felicitar a nuestros gestores por su seria, fundada y altruista actividad, que necesariamente nos lleva de éxito en éxito, también se evita participar en actividades universitarias, como no sean oficiales y que incluyan recompensa académica. La consecuencia de considerar todo tipo de críticas (menos las de los amigos, en tu opinión) como la obra de resentidos-rencorosos ha sido convertir, cada vez más, a la universidad en un páramo donde sólo florecen las actitudes más serviles. En los próximos meses podremos tener buena prueba de ello.

5º Catastrofistas en nuestra sociedad actual.

Ha sido normal usar el término “catastrofistas” para definir a aquellos ciudadanos que consideraban sin futuro al desarrollo económico imperante por estar basado en un gasto irresponsable de recursos naturales y en un urbanismo sin control, imposible de mantener ambos con en un mundo finito. A veces estos catastrofistas llevan razón, y ahora en nuestro país hasta el Gobierno propone el cambio del modelo de desarrollo económico como salida a la actual crisis. Repetir el término para descalificar las críticas más o menos radicales con las políticas universitarias podría llevar a un error similar. La universidad actual consecuencia del modelo de crecimiento insostenible también necesitará un cambio que la adapte al nuevo modelo de desarrollo donde no todo será crecimiento. El cambio tendría que empezar por la gestión con objeto de hacer a la universidad pública más eficaz socialmente, eliminando los abusos del corporativismo que la gestiona actualmente.

Quiero darte un motivo adicional para que me califiques de catastrofista. Al tener noticia de que en un ranking la UCO era considerada la mejor universidad pública española, pensé parafraseando a Groucho Marx[1],  que “no me gustaría pertenecer al club de universidades de un país que acepte que la mía es la de más calidad”.

Espero que el tono de mi respuesta no te moleste, igual que tus comentarios, no han llegado a molestarme, a pesar de alguna impertinencia, ni hacerme olvidar que, en un tiempo ya pasado, pudimos remar en la misma dirección.

Un saludo

 


[1] “No deseo pertenecer a ningún club que acepte como socio a alguien como yo”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: