OTRA VISIÓN SOBRE LA NUEVA LEY DE LA CIENCIA.


Un fiasco: la Ley de la Ciencia.

José Carlos Bermejo Barrera.

La Ley de la Ciencia que se está tramitando es otro fruto más de la confusión ideológica y política en las que se mueven las universidades, los partidos políticos y el gobierno de España. Habría que destacar en primer lugar que no tiene mucho sentido elaborar una ley sobre la ciencia, cuando es ya una opinión ampliamente compartida que no es posible definir qué es esa cosa llamada ciencia, si por ciencia se entienden materias tan dispares como el álgebra, la química orgánica, la física teórica y la filología griega, todos ellos, eso sí, campos de conocimiento bien definidos y académicamente regulados.

Si entendemos que ciencia es sinónimo de conocimiento sin más, estaría claro que a nadie se le ocurriría elaborar una ley general del conocimiento, del mismo modo que no puede redactarse una ley sobre el mundo, la materia, ni sobre el amor y la felicidad. Sin embargo, dado que nuestros legisladores son por lo general personas competentes en el manejo de la técnica jurídica – aunque su nivel de competencia parezca ser, a veces, decreciente en proporción geométrica-, está muy claro que lo que el legislador quiere regular en este texto normativo no es el conocimiento, sino aquel conjunto de conocimientos que puedan permitir el desarrollo de unas técnicas aplicables en el campo de la producción de bienes para el mercado, con lo cual la mayor parte de los saberes académicos deberían quedar excluidos de esta nueva ley.

Sigue leyendo

NUEVO PARADIGMA UNIVERSITARIO.


Este largo artículo interesará especialmente a quienes,  como yo, se sienten fuera de la que llamo “realidad-publicitaria” en que está sumida la universidad española.

En mi opinión se necesita un nuevo paradigma para el funcionamiento de nuestra  universidad, igual que hace falta para la sociedad en su conjunto.  Se hace incluso imprescindible,  antes de que esta “realidad-publicitaria” acabe haciéndose añicos, ante los atónitos ojos de las nuevas generaciones de alumnos, profesores y trabajadores en general, por la crisis del sistema económico imperante.

Los creadores y defensores de esta “realidad-publicitaria” en la UCO son muchos, y no les va nada mal en cuanto a poder y gestión de recursos. Por tanto, no quieren y tampoco les gusta que se hable de poner en marcha ese nuevo paradigma universitario que pondría en peligro su privilegiada posición.

Sería utópico pensar que en nuestra plácida “realidad-publicitaria”, escritos como éste puedan servir para generar debate. Al menos espero os interese y sirva de muestra de que hay otras realidades (opiniones) posibles.

Digo Llanes Ruiz

Tomado de http://firgoa.usc.es/drupal/node/47659

¿Por qué es necesario cerrar ya la ANECA y neutralizar su ideología?

José Carlos Bermejo Barrera.
Catedrático de Historia Antigua. Universidad de Santiago

La supresión de la ANECA, mediante un decreto o una ley que la deje sin efecto legal alguno, es una necesidad imperiosa del sistema universitario español, debido a que es la propia existencia de esa agencia la que imposibilita cualquier reforma real de las universidades españolas.

Como veremos a continuación, el proceso de creación y consolidación de esa agencia, pieza clave de la política universitaria del PP y del PSOE, ha traído consigo:

Sigue leyendo

OPINIONES INTERESANTES (2)


La “reuniversidad”

BONAVENTURA DE SOUSA SANTOS

Carta Maior
Traducido por Antoni Jesús Aguiló y revisado por Àlex Tarradellas

En mi última crónica describí un escenario perturbador para el futuro de la universidad europea como resultado de los actuales procesos de reforma. Señalé que se trata sólo de un escenario posible cuya emergencia puede evitarse tomando algunas medidas exigentes.

En primer lugar, hay que empezar por reconocer que la nueva normalidad creada por el escenario descrito significaría el fin de la universidad tal y como la conocemos.

Sigue leyendo

CAMPUS DE EXCELENCIA E INFORMACIÓN


CAMPUS DE EXCELENCIA E INFORMACIÓN.
Diego Llanes Ruiz.
Catedrático de Genética.

Hace pocos días el equipo de gobierno de la Universidad de Córdoba, distribuyó una nota de prensa para salir al paso de algunos comentarios aparecidos en la prensa (Diario Córdoba 22 Noviembre 2009 y El Día, 19 Noviembre 2009) en relación con la falta de información existente sobre el Campus de Excelencia Agroalimentario, CeiA3, que ha presentado y liderado la UCO junto con otras cuatro universidades andaluzas, Jaén, Huelva, Almería y Cádiz. El comunicado muestra que el tema ha sido objeto de información tanto en los medios públicos, prensa, como en la Web de la UCO, así como en diversos informes del Rector al Consejo de Gobierno y anuncia que en el próximo claustro habrá una exhaustiva información.

En mi opinión, el problema con el CeiA3, es otro, y no la cantidad de veces que se ha hablado de ello en las diferentes instancias y medios. Admitiendo que han sido bastantes, quedaría saber porqué razón la información no ha calado en el conjunto de la universidad, quizás se ha pensado que se trataba de otra campaña publicitaria del tipo, ver claro Bolonia, la mejor universidad pública española,…

El problema con el CeiA3, a mi entender, es el ámbito donde se ha decidido que nuestra universidad, o una parte importante de ella, sea llevada a un proceso de agregación y gestión común con las otras cuatro universidades andaluzas antes citadas. Se reconoce, implícitamente, en el comunicado que no ha existido ningún acuerdo del Consejo de Gobierno, máximo órgano de gobierno, sobre el CeiA3.

¿Cómo es posible que un tema de tanta trascendencia, la agregación de parte de la UCO con otras universidades, haya sido decidido por un grupo de profesores, aunque formen parte del actual equipo de gobierno?

Dos son las causas que explicarían esta situación. La primera, el débil pulso que la democracia tiene en la universidad (no sólo la cordobesa). Los intereses particulares y de grupo han sustituido a los generales en la gestión universitaria.

La segunda causa, y quizás mas importante, es el propio objetivo del programa de Campus de Excelencia (CE). Este programa del Ministerio de Ciencia e Innovación ha sido entendido por la universidad española como una forma nueva de captar fondos adicionales para “ladrillos” y los CE son un método tan bueno como cualquier otro. Por ello la universidad española, en general, no ha considerado necesario molestar a sus Consejos de Gobierno con discusiones inútiles sobre el tema. Cuando tengan amarrados “los dineros” ya habrá tiempo de llegar a un acuerdo en el reparto, que favorezca como es usual a los grupos más influyentes de cada universidad.

El problema con el CeiA3 de la UCO es que, como bien dicen desde el rectorado, se trata del único, que de aprobarse, puede significar una agregación de cinco universidades. Lo que haría necesario una gestión común de parte de la docencia, investigación y transferencia. El resto de los CE, Sevilla y Granada por ejemplo, se sitúan en una sola universidad y así no es necesaria agregación de universidades y el reparto de fondos sería gestionado por cada una de ellas de forma independiente. “La agregación de cinco universidades”, que nada tendría que ver con “ladrillos”, es lo que no ha sido explicado ni ha sido motivo de información en la UCO, cuando debería haberlo sido antes de presentar el proyecto.

En caso de que “la agregación” no sea un mero aspecto de “marketing” y se trate de algo serio, de lo que tengo mis dudas, se podrían hacer preguntas como: ¿Qué grados, masteres y grupos de investigación formaran parte del CeiA3? ¿Estos tendrán derecho preferente y/o exclusivo a los fondos? ¿Cuál es el futuro en la UCO de los grados y masteres que no son excelentes? Aspectos que deberían de haber sido conocidos y evaluados por facultades, escuelas, departamentos, grupos de investigación antes de ponerlos ante un hecho consumado y del que carecen de información ya que el modelo de agregación y la gestión común nunca apareció en la información suministrada.

Considero y defiendo el proceso de agregación de universidades y su diferenciación en Campus, como algo necesario y positivo para obtener un modelo de gestión universitaria más eficaz y racional, y así afrontar mejor la crisis actual y participar de un nuevo modelo de desarrollo. Mucho me temo que el camino escogido no va por estos derroteros, los CE han sido percibidos por las universidades como una manera de obtener los fondos para seguir en “ladrillos”, ahora que se hace más necesario tras una adaptación a Bolonia a coste cero.

Las universidades que han quedado fuera de la selección previa han realizado débiles protestas sobre el método de selección, ya que pueden tener muy difícil conseguir fondos extra para construcciones. Habría, por tanto, que felicitar sinceramente al equipo de gobierno que nos ha puesto en el camino de conseguir esos fondos, aunque nos puede someter, si la agregación se hace necesaria, a un proceso que ni ha sido conocido, ni aprobado “a priori”. Si todo ha sido una táctica para conseguir “dineros” para construcciones, y la agregación es solo virtual, habrá que considerar que los miembros del equipo de gobierno han sido capaces de llevar a cabo una obra maestra de ingeniería universitaria para incrementar las finanzas de la UCO sin tocar su estructura.

He preferido hacer este escrito antes de conocer el resultado de la evaluación internacional, en la que deseo lo mejor para nuestra universidad, y así evitar malos entendidos que siempre conllevan los análisis a posteriori.

Bolonia y los proyectos del Ministerio de Ciencia e Innovación para las universidades públicas.


Diego Llanes Ruiz
22 febrero 2009

Plan Bolonia y Mercado

Las palabras del Secretario de Estado de Universidades, Mario Rubiralta, afirmando, en la Universidad de Oviedo el pasado 25 de Noviembre, que “si alguna universidad va a cerrar no será por Bolonia, será por el mercado1, junto con comentarios como, “hay que abordar un proceso de reducción del número de universidades, bien mediante procesos de fusión, transformación o extinción pura y simple,….” recogido del foro de debate del Ministerio de Ciencia e Innovación,2 y la noticia del apoyo del Ministerio para la elaboración del primer ranking nacional de universidades, vienen a confirmar lo que muchos nos temíamos sobre los objetivos del actual equipo ministerial. Para este equipo lograr la diferenciación y estratificación de las universidades públicas españolas y hacer a algunas útiles “al mercado” y visibles internacionalmente son objetivos básicos, aunque “el mercado”, pueda dejar a algunas en el camino. Estos objetivos evi-dentemente no se recogían en el “Proceso de Bolonia” pero sí en la Estrategia Universidad 2015y el programa Campus de Excelencia Internacional. 

Sigue leyendo

Plan Docentia – Actitudes Críticas .


Los compañeros de la Junta y del Comité de Empresa del PDI de la Universidad de Huelva nos envían este documento, que han dirigido al Vicerrector competente, en el que manifiestan su postura conjunta que ante la propuesta del Plan Docencia. Nos aseguran que la postura de la Universidad de Jaén es prácticamente la misma.

http://www.uco.es/jpdi/archivo/2008/081119_JPDICE_UHU_docentia.pdf

La UCO tiene pendiente aprobar e implantar el Plan Docentia. La JPDI de la UCO ha estado atenta durante los preliminares y se ha pronunciado en varias ocasiones al respecto. Aunque la JPDI ha mantenido entrevistas con el Vicerrector de Calidad y con el Rector, no se ha establecido un proceso de negociación en las condiciones previstas en el EBEP.

En estas circunstancias, esta JPDI permanece en actitud expectante de los acontecimientos, atenta y preocupada por este asunto. Hará publica su postura a su debido tiempo.

¡La evaluación que nunca existió!


Luis Morera Sanz
19 noviembre 2008

El pasado domingo, 20 de abril, el diario Córdoba publicó – sección Debates de Córdoba – un artículo del Sr. Vicerrector de Planificación y Calidad de la Universidad de Córdoba, en el que puede leerse, al final del primer párrafo: “…por el contrario, la docencia nunca fue evaluada y los quinquenios se concedieron automáticamente …”. Contundentes afirmaciones, que entran en contradicción con lo que se dice en dos resoluciones de la UCO, en las que se me comunicaba: “Efectuada la evaluación favorable de méritos docentes prevista en el Real Decreto 1086/89, de 28 de Agosto, sobre retribuciones del Profesorado Universitario,…..” (7/11/1989) y “Efectuada una nueva evaluación favorable de méritos docentes prevista en el Real Decreto 1086/89.….” (11/11/1991).

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: